MardelCine

Y tenía que llegar y estar en la competencia oficial. El domingo apareció la peor película del festival: “Augustine” de Alice Winocur. Jean-Martin Charcot es un profesor que investigó a finales de 1800 diferentes desórdenes nerviosos a los que en un principio y erróneamente relacionaba con la histeria. Pues bien esa ópera prima previsible, chata, aburrida y rutinaria muestra la relación entre el doctor y una de sus pacientes, la Augustine del título.

Una pequeña aventura de los personajes insignia del talentoso Manuel García Ferré, “Anteojito y Antifaz Mil intentos y un invento”, se presenta como un filme para niños (y adultos, que eran mayoría en la sala) con moraleja. Una enseñanza positiva que tiene que ver con no dejarse llevar por ambiciones desmedidas, llevada a cabo con profesionalismo y dejando para la historia de la pantalla grande al tío y sobrino más queridos por varias generaciones en una animación que debería ser considerada por más como lo que es: un clásico.

En “Sudoeste” Eduardo Nunes presenta una historia con un importante componente de realismo mágico de una mujer con características particulares que no conviene revelar. Filmada en blanco y negro y con un comienzo -su mejor parte- con muy poco diálogo e imágenes sugerentes que se mantendrán durante toda la película, la ópera prima de éste realizador y editor brasileño promete y mucho para el futuro cercano del cine latinoamericano.

Para el final un pequeño balance.

Ya dijimos anteriormente que la cuestión organizativa dejó muchísimo que desear. No se veían semejantes desprolijidades desde la gestión de Miguel Pereira. También en esa línea estuvo una programación en la que muy evidentemente reinaron las mediocridades y las secciones carentes de interés cinematográfico alguno (la serie de los Superagentes por ejemplo). El público respondió de forma acorde aglutinándose solamente en los últimos cuatro días del evento, cuándo todavía se podían encontrar varios de los pocos filmes interesantes de esta edición.

Con el deseo de que en 2013 todo vuelva a la normalidad, mejorada; hasta el año que viene Mar del Plata…

Anuncios

Dos cortometrajes de dos grandes. “List” de Hong Sang-soo y “Walker” -parte del proyecto ‘Beautiful 2012’- dirigido por Tsai Ming-liang. En el primero Hong pone en escena otro de sus clásicos encuentros (esta vez entre una madre y su hija y un desconocido) y hace un buen trabajo. En el siguiente Tsai logra reflexión y sonrisa más un toque de drama trasladando a un budista a una ciudad bulliciosa como todas las de hoy. Un buen rato.

La ganadora de varios premios de este año “Pieta” de Kim Ki-duk, se presenta como como un potente melodrama con bastante violencia que apuesta a provocar y a hacer reflexionar acerca de comportamientos rastreros ocasionados por el dinero. ¿Lo logra? Por los aplausos en la sala seguro. No olvidar que Kim es un favorito del público argentino. Este no será uno de sus mejores trabajos, pero tampoco está nada mal.

Una de las películas españolas con más prensa de este año es “Blancanieves” en la que el debutante Pablo Berger adapta el cuento de los hermanos Grimm a una España de antaño y al ambiente de las corridas de toros. Como director de cámaras o de actores Berger parece no tener ningún talento especial, pero logra un producto entretenido cuya última parte gana en interés y originalidad.

“The we and the I” es de lo mejorcito que se haya visto últimamente de Michel Gondry, pese a que la duración de ésta historia de un grupo de estudiantes arriba de un bus atenta contra el resultado final y algunas de tramas podrían haberse recortado. Por el lado positivo, la limitación de espacio no se nota en lo más mínimo y todos los integrantes del elenco revosan naturalidad.

Hasta mañana lunes con la última entrega de este año, ya desde Buenos Aires.

Viernes. Vendredi. De Venus. Veneris. Vinimos. Vimos. Juegos de y con palabras en un día para decir hasta siempre. (Sigue).

“Fango” de José Celestino Campusano es otro logrado guion del realizador contenido en un filme que pese a sus carencias -sobre todo en el rubro actoral- sale bastante airoso. Esta vez hay involucrados bandas de tango trash, cuernos, lesbianas, cuchillos, tiros y más en una trama a la que no le quedará otra que desembocar en tragedia. Campusano hace otra de sus incursiones por el conurbano bonaerense y -contrariamente a varios políticos- gana.

En “Wrong” Quentin Dupieux demuestra que puede con un argumento más normal… Bueno o lo que para el se podría considerar así. Dejada de lado la rueda asesina de su ópera prima, ahora todo comienza con la desaparición de un perro y la angustia de su dueño. Las derivaciones serán infinitas y con abundante humor surrealista del que caracteriza a Dupieux. Y no se me ocurren dos actores mejores que Jack Plotnick y William Fitchner para concretarlas…

La actriz Sandrine Bonnaire está en Mar del Plata y presenta su segundo filme como directora “J’enrage de son absence” un drama -dramón aunque contenido- familiar que entretiene en todo su desarrollo y nos mantiene atados junto a una pareja y su hijo de las incapacidades emocionales y obsesiones de otro. Bonnaire lleva con naturalidad su debut en el largometraje de ficción y promete más historias emocionantes y emocionales para el futuro.

(Continúa) Vivimos y como consecuencia morimos y Raúl Ruiz estaba extrañamente convencido en la vida real que una enfermedad -el cáncer específicamente- iba a acabar con su vida. Y sucedió, justo después de finalizar “La nuit d’en face” (“La noche de enfrente”) que habla justamente de eso. De un hombre mayor que se despide de la vida rodeado de fantasmas. Un testamento fílmico inquietante de un hombre consciente de su muerte.

El cine grande te extrañará -y recordará- siempre Raúl.

Ciclotímica Mar del Plata, por el tiempo y por un festival que se revela con un armado de mier… Miércoles, o jueves. vamos a lo visto ayer…

El último Todd Solondz, “Dark horse” es, como siempre, una comedia negra esta vez sobre un cuarentón que según su padre parecía prometer un gran futuro de acuerdo a los estándares sociales reinantes. El presente no es para nada similar a lo imaginado y la frustración manda. Solondz logra transmitir la angustia de su personaje pero se hecha en falta algo más de oscuridad en un relato -con un buen elenco en el que sobresale Donna Murphy- que la merecía.

“Después de Lucía” de Michel Franco se presenta con un realismo que va virando lentamente hacia el cuento oscuro con final moralista. Una familia integrada por padre e hija que acaban de perder la figura materna desean comenzar de nuevo… ¿Lo lograrán? Ese es el planteo inicial que se pierde por el camino. El filme se puede ver aunque el final -que no podía ser otro- deja algo que desear.

Lo mejor: “Gimme the loot”, ópera prima del newyorkino Adam Leon que siguiendo a un chico y una chica del Bronx que pintan graffitis logra un rato ameno con un humor particular, que mucho tiene que ver con la idiosincracia local. Una lograda dirección de actores con un sutil y a la vez trabajado guion, más una banda de sonido pegajosa y adecuada redondean la propuesta de un nombre a tener en cuenta.

Párrafo aparte merece la pésima organización de este año con más funciones canceladas que nunca, los rollos en el orden equivocado de siempre, organizar funciones para prensa solamente cuando se las anuncia para todo el público, dejar afuera a la prensa en funciones en las que según acreditación deberían poder ingresar, etc. Menos mal que el director del festival dice haber aprendido con los años que lleva en el cargo en el catálogo (que este año se vende sólo en la sede principal y que nadie parece molestarse en ir a comprar)…

Ayer todo comenzó con “Room 237” un documental de Rodney Ascher sobre un grupo de críticos (de los que sólo conoceremos el nombre) que dan rienda suelta a su interpretación de los simbolismos que supuestamente existen en “The shining”, uno de los filmes clave de Stanley Kubrick. Para entretenerse, divertirse y reflexionar sobre los límites del análisis cinematográfico. Buena.

Dos para homenajear al ya legendario Fernando Birri. En “Paisajes devorados”, Eliseo Subiela convierte al Birri actor en un realizador internado en un psiquiátrico. Con evidentes reminiscencias de su “Hombre mirando al sudeste”, Subiela logra un retrato cálido y humorístico de una figura que seguramente posee mucho tanto de él como del mismo Birri. Un buen entretenimiento que hace un rescate necesario y merecido de una figura clave del cine latinoamericano.

Del mismo Fernando Birri se exhibe también aquí su último trabajo hasta la fecha, “El Fausto Criollo”, un juego en el que el realizador superpone tramas y formatos que van desde cortos ajenos hasta el teatro filmado, pasando por el tradicional poema gauchesco de Estanislao del Campo que da origen al relato. Un emocionado reencuentro con el público argentino del que lamentablemente el director no pudo participar personalmente.

Para el final el grandísimo Manoel de Oliveira tiene en Mar del Plata su nuevo título “Gebo et l’ombre”, una fábula moral insertada en un entorno familiar de origen humilde que no disimula su origen sino que lo exhibe orgullosamente. Es que Oliveira construye excelentes y extensos planos secuencia fijos en los que sus actores tienen toda la responsabilidad de mantener viva la acción y cómo corresponde a la altura de los nombres involucrados se logra sin dificultad.

Martes. Al mediodía fue “The deep” (“Djúpið”) un buen trabajo con algún toque originalidad de Baltasar Kormákur, que sin embargo no consigue convertirse en un film relevante. El caso real de un hombre que sobrevivió a un naufragio en aguas heladas es a priori atractivo pero, como tanto otro lugar común argumental, si no se logra encaminarlo hacia un lugar distinto termina en una mediocridad.

Después caminé hacia otra sala para ver un programa de cortos de la sección ‘España alterada’ sobre todo para ver el corto “La matança del porc” de Isaki Lacuesta. Pasa un corto intrascendente sobre Madrid, pasa otro un poco más logrado (“Ja arriba el temps de remenar les cireres” de Jorge Tur Molto) sobre protestas en Barcelona y sigue otro bueno protagonizado por gente que participo de la reciente revolución egipcia… Del de Lacuesta ni noticias… Y bueh.

Llega la noche con maestros. “Vous n’avez encore rien vu” es el nuevo film del inmenso Alain Resnais que otra vez logra meternos en su mundo, o sea el del Cine así con mayúscula y como arte consciente de su descendencia de las demás artes. Esta vez elige narrar de una forma muy original el mito de Orfeo y Eurídice acompañado de un elenco que se saca chispas y sale triunfante y dando lección como siempre.

Y termino con “The land of hope” (“Kibô no kuni”) del siempre exacerbado y melodramático Sono Sion que esta vez elige la mesura -sí leyeron bien mesura- para mostrar las vicisitudes de seis personajes luego de un tsunami  en Japón. Basado en una novela de su autoría, Sono consigue que su estilo y su humor se coloquen al servicio de la trama llegando a una visión original y equilibrada de un hecho que bien podría haber dado lugar a excesos o chaturas. Más que recomendable. Imperdible.

Un trago con amigos en uno de los pocos lugares abiertos en el centro hasta esa hora y a dormir que esto continúa.

Lunes. Día de comienzo del festival para mí y para algunos más que se vieron llegar y seguramente seguirán apareciendo hasta el próximo fin de semana por la nublada -y casi lluviosa- ciudad de Mar del Plata.

El primer film del festival fue “O som ao redor” de Kleber Mendonça Filho, un correcto trabajo que cuenta la historia de un grupo de personas que viven en un barrio que aparentemente sería peligroso. Y digo aparentemente porque el mismo sólo aparece representado por una molesta banda de sonido y por alguna que otra escena más descolgada que original. Cercano a un telefilme, aunque pasable.

En “Memories look at me” (“Ji yi wang zhe wo”) el docudrama de y con Song Fang y su familia, descubrimos a un grupo de gente que precisamente no nos alegrará la tarde. La vejez y otros temas igualmente deprimentes irán tomando la hora y media del relato que se sostendrá de algún modo sólo gracias a la naturalidad de sus protagonistas. Mucha gente abandonó la sala durante la proyección.

“Laurence anyways” es lamentablemente un fallido en la carrera del hasta ahora vital Xavier Dolan que en esta oportunidad pretende hacer un cine serio y se pasa de rosca y se vuelve monocorde y algo aburrido. Es que esta búsqueda de la identidad sexual no llega a interesar ni conmover y tiene nucho de ópera prima, cosa que evidentemente no es. Se salva en el elenco Suzanne Clément.

Por último conocimos algo de la forma de trabajo de Raymond Depardon en “Journal de France”, un documental codirigido con su habitual sonidista Claudine Nougaret, que recupera imágenes que el maestro de la fotografía guardaba en su sótano, además de seguirlo en uno de sus safaris fotográficos -ésta vez por Francia- con una antigua cámara como herramienta de turno. Sin duda un filme de interés.

Se dice que hay una gran programación, se dice que las salas están llenas, se dicen tantas cosas… Por el momento hay mucho menos público que en ediciones anteriores puesto que hay mucho menos turista de paso por acá. En cuánto a los filmes… seguimos hablando mañana.